951 53 53 59 hola@iurban.es

 

Definición de destino turístico inteligente

Si queremos hacer un acercamiento a la definición de un destino turístico inteligente podemos calificarlo como una zona o área geográfica de interés turístico; en la mayoría de las ocasiones son territorios constituidos por una ciudad, provincia o región; que ha implantando una metodología basada en la inteligencia y la tecnología, orientadas a la eficiencia y a la sostenibilidad.

La definición que tiene más aceptación es la que realizó el Subcomité de Normalización de los Destinos Turísticos Inteligentes: “Un espacio turístico innovador, accesible a todos, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia que garantiza el desarrollo sostenible del territorio, facilita la interacción e integración del visitante con el entorno, e incrementa la calidad de su experiencia en el destino y la calidad de vida de los residentes”.

 

¿Cómo surgen los destinos turísticos inteligentes?

En las últimas décadas el turismo ha ido evolucionando hacia la calidad integral, incluyendo aspectos que van más allá de la oferta turística conformada por los productos y servicios turísticos. En la calificación del destino se han introducido otros aspectos, tantos tecnológicos como de impacto en el área geográfica.

Un destino turístico que tenga una huella desmedida sobre el medio ambiente de su territorio, que no sea accesible por la gran variedad de los visitantes, que no fomente una vida mejor de sus habitantes, o que no sea competitivo y rentable, no se considera que tienda hacia la excelencia turística. Y es esa mirada que quiere ver más allá, la que transforma el concepto de lo que debe suponer una gestión turística eficaz.

La OMT (Organización Mundial del Turismo) definió el turismo sostenible como una cualidad intrínseca con la actividad de los destinos turísticos, incidiendo en el respeto al medio ambiente y a los recursos naturales, incluyendo los indicadores sobre sostenibilidad en la administración turística.

Por su parte, el Plan Futures, el PICTE (Plan Integral de Calidad del Destino Español) o iniciativas como “Municipio Verde” cambian las bases de la industria turística en la década de los 90. Al final de esta década la Universidad de Pensilvania comienza el estudio “Proyect Cities” sobre territorios inteligentes que empieza a acuñar términos como “Smart Places”. Ya en los 2000, el proyecto “ciudades digitales” se considera el precursor de lo que conocemos hoy como ciudad inteligente.

Todos estos factores han confluido para definir lo que hoy conocemos como destinos turísticos inteligentes.

 

¿Cómo ser un destino turístico inteligente?

Para convertir tu municipio en un destino turístico inteligente debes solicitar tu ingreso en la Red de Destinos Turísticos Inteligentes, un organismo que aúna a instituciones y empresas privadas con el sello “DTI” y que depende de Segittur (Sociedad Mercantil Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas).

Segittur apuesta por un modelo de desarrollo turístico basado en los conceptos de gobernanza, innovación, tecnología, sostenibilidad y accesibilidad reconocido por instituciones relevantes como la OMT o la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

En una primera fase el destino aspirante a DTI tiene que proceder a un procedimiento de diagnóstico integral. Tras el estudio de los datos se define un plan de acción para su transformación en destino inteligente.

Será Segittur la que evalúe y conceda el sello de Destino Turístico Inteligente. A partir de este momento en el que el municipio está dentro de la red DTI tendrá que someterse a un proceso de mejora contante.

 

¿Cuáles son los destinos turísticos inteligentes en el mundo?

Existen ejemplos de destinos turísticos inteligentes por todo el mundo. En Europa la Comisión Europea lanzó el concurso “Capital Europea del Turismo Inteligente” que cada año reconoce la labores innovadoras y sostenibles de los territorios.

En 2019 Helsinki (Finlandia) y Lyon (Francia) obtuvieron el primer premio de este galardón. Por su parte Ljubkjana (Eslovenia) ganó en la categoría de sostenibilidad; Málaga (España) en la de accesibilidad; Copenhague (Dinamarca) en la de digitalización; y Linz (Austria) en la categoría Cultural.

Por otro lado, a nivel internacional, estudios como Cities in Motion INDEX destacan capitales como Londres, Nueva York, o Tokio como ciudades con un alto grado de implementación de soluciones inteligentes.

En Latinoamérica Cozumel y Tequila en México, o Medellín en Colombia son ejemplos de inteligencia turística.

 

Beneficios de un destino turístico inteligente

Ser un destino turístico inteligente es una ventaja en sí mismo. Aplicar soluciones sostenibles es una inversión a largo plazo en el territorio. Usando palancas como la innovación turística se consiguen beneficios tanto económicos como en prestación de servicios.

La digitalización en materia turística conlleva un importante ahorro en materiales como el papel, siendo una solución sostenible y que permite redestinar recursos financieros que antes iban a materiales impresos que acababan obsoletos por los cambios constantes que se producen en la información turística.

Todos los avances que se producen en esta materia conllevan un gran aumento de la competitividad del destino, produciendo otros incrementos tanto en la calidad de la experiencia turística como en la calidad de vida del residente.

Un destino inteligente atrae y fideliza más turistas por sus acciones antes, durante y después de la visita del viajero.

El empleo también se ve afectado, ya que la colaboración público-privada potencia el tejido empresarial del destino.

En el ámbito social se puede ver mejoras en la movilidad por los dispositivos que facilitan información sobre flujos de visitantes, transporte público o estacionamientos.
Si tenemos en cuenta los beneficios medio ambientales destaca la información sobre la prevención de riesgos ambientales o la mejor gestión de recursos naturales (energía y agua).

En el apartado político las herramientas digitales permiten un mayor acercamiento a la administración pública al mismo tiempo que permite una mayor eficacia en la gestión pública a través de la tecnología.

 

Ejes estratégicos del destino turístico inteligente

El destino turístico inteligente está compuesto por 5 ejes que convergen entre sí: Gobernanza, Innovación, Tecnología, Accesibilidad Universal y Sostenibilidad.

Un destino turístico es un ente inclusivo, en el que su gobernanza sea compartida tanto por el sector público como el privado. En este mismo sentido, la gobernanza permite mejorar aspectos como la movilidad, el urbanismo, la formación o la interacción del visitante con las instituciones.

La innovación es pilar central de un destino inteligente, no se refiere sólo a lo que tenga que ver con la tecnología, sino la innovación en procesos, productos o servicios, en un escenario de mejora continua, que es uno de los objetivos de los DTI.

La tecnología ha sido siempre el aliado de la innovación. La incorporación de “el internet de las cosas” ha permitido interactuar con una gran variedad de dispositivos para convertir una ciudad en territorio inteligente. El móvil se ha convertido en el gran aliado del turista, y la compatibilidad multidispositivo en una característica necesaria.

La accesibilidad universal es un requisito indispensable, un destino que no es accesible tanto por sus habitantes como sus visitantes no puede ser considerado un destino turístico inteligente. Todas las mejoras que se realicen en un municipio turístico deben estar centradas en la población y ser inclusivas con personas que por motivos de discapacidad, edad, embarazo, enfermedad o cualquier otra razón, tengan alguna dificultad a la hora de interactuar con el destino.

Con respecto a la sostenibilidad hay que tenerla en cuenta desde un sentido amplio de la misma. Ya se ha hecho referencia a la sostenibilidad medio ambiental, en la que tiene que primar el respeto a la naturaleza, pero también habrá que tener en cuenta la sostenibilidad socio-cultural fomentando la idiosincrasia del destino. Además, en aras de mejorar la calidad de vida del territorio también se buscará una sostenibilidad económica.

Infografía Destino Turismo Inteligente

Infografía de los ejes de los destinos de turismo inteligentes.

Big Data, un análisis que nunca acaba en un DTI

La medición es una de las constantes que tiene que cumplir un destino turístico inteligente. Lo que no se mide no se puede mejorar. Todas las acciones que se realicen para la dinamización y fidelización del turista, tanto en la información turística como en la promoción del destino, deben seguir un exhaustivo método de medición.

Tanta es la cantidad de datos que un destino inteligente puede generar que se hace necesaria la implementación de herramientas de big data que den respuestas en un plazo corto de tiempo, en ocasiones instantáneamente, a la interacción destino-turista.

En el caso de las oficinas de turismo, las soluciones interactivas de iUrban que apoyan al servicio de información turística ofrecen completas estadísticas sobre el perfil del turista o las actividades más demandadas, entre otros datos de interés.

 

Normativa destinos turísticos inteligentes

La Secretaría de Estado de Turismo ha impulsado el desarrollo de normas a través de la Agencia Española de la Normalización (UNE) que ha publicado varias normas para garantizar unos estándares de calidad en materia de inteligencia turística.

Norma UNE 178501 Sistemas de gestión de los destinos turísticos inteligentes. Requisitos

Esta norma, más conocida por su abreviatura UNE 178501, es la base para mejorar la gestión de los destinos turísticos españoles dotándoles de mayor competitividad y mejorando su posicionamiento en el mapa turístico.

En ella se encuentra el modelo PHVA (PlanificarHacerVerificarActuar) y las directrices para pasar del destino turístico al destino inteligente. También se explica la planificación de los objetivos y los recursos de apoyo. La norma incluye la evaluación continua mediante medición y análisis, con auditorías y control de satisfacción de turistas y ciudadanos.

Norma UNE 178502 Indicadores y herramientas de los destinos turísticos inteligentes

Esta norma, que se ha renovado en 2022 define el diseño del cuadro de mando e implantación del sistema de indicadores y el nivel de madurez de los mismos. También se podrá conocer las características de una plataforma de destinos inteligentes o las herramientas para la promoción e interacción con el turista.

Norma UNE 178503 Semántica aplicada a destinos turísticos inteligentes.

Se trata de un documento más técnico en el que se define materias relacionadas con el software como las taxonomías, la codificación o los atributos a la hora del desarrollo de soluciones.

Norma UNE 178504 Hotel digital, inteligente y conectado (HDIC) a plataformas de destino turístico inteligente/ciudad inteligente. Requisitos y recomendaciones

En ella se establecen los requisitos y recomendaciones para convertir un alojamiento en hotel digital inteligente y conectado con el destino turístico o ciudad inteligente.

 

Destinos turísticos inteligentes en España

Tanto administraciones públicas como empresas privadas forman parte de la red DTI de Segittur, a la que se has de pertenecer para tener el certificado de destino inteligente. Para consultar sus miembros debes visitar la página destinosinteligentes.es
Allí encontrarás destinos como Benidorm, Gijón, Málaga, Tenerife o Santander, además de empresa privadas que proveen soluciones turísticas como es el caso de iUrban, miembro de la red DTI desde 2021.

Consigue la guía 10 pasos para digitalizar tu municipio

¿Quieres saber cómo digitalizar tu municpio? Bájate nuestro ebook y conoce los 10 pasos para convertirte en un destino turístico inteligente. Si ya has iniciado tu digitalización utilízalo a modo de check list para realizar una autoevaluación. Rellena el siguiente formulario y descarga gratis la guía.