665 61 15 46 hola@iurban.es

La innovación disruptiva es un concepto que guarda mucha relación con la creación de empresas. A medida que se intensifica la competencia y la globalización, se desdibujan las líneas entre los mercados. Cada vez es más difícil para las empresas diferenciarse.

Esto nos dirige a una tendencia en la que el valor incremental de los proyectos de inicio, cada vez tienen menos impacto en el mercado. Ya no es suficiente con idear un nuevo concepto. A medida que la información se multiplica, también lo hace la propuesta de valor para el cliente.

Para diferenciarnos de la competencia, debemos seguir el camino de las empresas que siguen una estrategia disruptiva. Revolucionar el mercado hace que las empresas modernas sean un referente que impactan en todos los niveles: Comportamiento de los consumidores, gustos e intereses, actuación de los poderes públicos y tendencias del mercado.

¿Qué son las estrategias disruptivas?

Una estrategia disruptiva es aquella que impulsa el desarrollo de un producto o servicio que crea un nuevo mercado y altera a los competidores que previamente dominaban ese mercado. A menudo, la estrategia empleada es ofrecer productos o servicios más simples y económicos que los ya existentes, o aquellos que pueden servir a clientes que antes eran inaccesibles al mercado. Un enfoque de estrategia disruptiva difiere de una estrategia tradicional o incremental.

Las estrategias tradicionales funcionan para las empresas cuando tienen oportunidades actuales en el mercado actual. Se hace uso de estrategias incrementales cuando tienen una nueva oportunidad de negocio en un mercado ya existente u oportunidades actuales en un nuevo mercado.

En cambio, la situación es más exigente cuando surgen nuevas oportunidades en nuevos mercados. Para ello, es recomendable hacer uso de estrategias disruptivas.

Acercamientos disruptivos en oficinas de turismo

Con la llegada de Internet cambió drásticamente la industria de viajes, debido a la capacidad de crear conexiones directas entre compradores y vendedores y la capacidad de automatizar procesos de forma sencilla.

Estos cambios disruptivos significan en gran medida que los roles desempeñados por las tradicionales oficinas de turismo sean menos importantes, ya que sus roles han sido reemplazados por nuevas empresas y modelos comerciales.

Si bien es cierto que, aún quedan muchas oportunidades por investigar y reestructurar en cada eslabón de la cadena de valor de las oficinas de turismo. Un ejemplo claro de ello es la promoción de destinos con dispositivos de digitalización turística como: tótems, atriles o escaparates interactivos.

De manera instintiva, la gran mayoría de los esfuerzos de promoción de destinos de viajes parecen estar enfocados en aquellos canales que cada vez tienen menos importancia como prescriptores en los viajes de los usuarios, ya sean catálogos, trípticos en papel, ubicaciones en revistas profesionales y publicidad en televisión. 

Vivimos en la era digital, de compartir en redes sociales pero, ¿cómo podemos animar a los turistas a recomendar la visita a la ciudad a sus amigos en sus redes? La respuesta a esto sería clara, añadiendo un valor añadido y creando una experiencia diferencial con dispositivos digitales. 

La innovación turística es reformular completamente el proceso de la cadena de valor y enfocarlo en la experiencia del usuario aproximando la misma siempre que se pueda con el objetivo final del destino, en el caso de las oficinas de turismo, incrementar el número de visitantes. 

Estrategias disruptivas para oficinas de turismo:

  1. Crear nueva demanda:

Las oficinas de turismo ya no se centran solamente en sus propias ofertas comerciales, sino que empiezan a incorporar productos y servicios de otros que enriquezcan la experiencia de sus clientes y sus ventas.

Hablamos de reinventar mercados creando nuevas demandas de sus servicios para encontrar un nuevo espacio en el mercado. Tratan de ir más allá de sus propios límites y hacerse populares de cara a un mercado muy tradicional. 

  1. De lo físico a lo digital:

Las oficinas de turismo deben identificar puntos de conexión entre el mundo físico y online para mejorar el compromiso con los clientes para que puedan seguir comprando productos de viaje incluso en su destino.

Las compañías turísticas deberán transformar sus arquitecturas tecnológicas llegando a hacerlas más ágil y sencillas. Estamos ante una nueva era de cooperación de ecosistemas, donde distintos partners trabajarán conjuntamente para difundir sus productos y servicios creando nuevas experiencias. Para ello, es necesario respaldarse en una infraestructura digital capacitada para enfrentarse a estas interacciones que permanezca en el tiempo.

  1. Modificar el comportamiento de la demanda:

Las aplicaciones móviles permiten modificar el comportamiento de las personas o la forma en la que se organizan para llevar a cabo determinadas acciones. En la actualidad, acciones que antes se tenían que administrar manualmente se pueden hacer en tiempo real conectándose con personas cercanas.

Mientras la tecnología avanza, los canales, formatos y destinos turísticos también lo hacen. Por tanto, se abre un gran abanico de posibilidades para las oficinas de turismo hablando de contenidos. Existen grandes canales y formatos de ganchos para ello y hay miles de usuarios. Además, por si esto es poco, aparecen diariamente nuevas opciones y comportamientos de demanda. Es la hora de volver a pensar la propuesta de valor que ofrecen tanto las oficinas de turismo como los destinos turísticos.

Desde iurban, nos involucramos en el cumplimiento de las estrategias de las oficinas de turismo ofreciendo un enfoque innovador con el desarrollo de dispositivos digitales.

Consigue la guía 10 pasos para digitalizar tu municipio

¿Quieres saber cómo digitalizar tu municpio? Bájate nuestro ebook y conoce los 10 pasos para convertirte en un destino turístico inteligente. Si ya has iniciado tu digitalización utilízalo a modo de check list para realizar una autoevaluación. Rellena el siguiente formulario y descarga gratis la guía.