¿Alguna vez habías oído hablar sobre las Smart Cities o Ciudades inteligentes?  

En este post vamos a contarte un poco.

 

Según datos de la ONU hace 20 años éramos unos 5.000 millones de personas en el mundo, actualmente el mundo cuenta con más de 7.500 millones de habitantes, un crecimiento y un desarrollo que va aumentando día tras día que tiende a seguir creciendo.

 

Se calcula que en 2050 más del 70% de la humanidad vivirá en ciudades, dando lugar a la despoblación de núcleos rurales y un incremento del consumo energético, contaminación, generación de residuos, necesidades hídricas, etc.

 

Por eso mismo, cada vez son más las ciudades que apuestan por ser una SMART CITY o ciudad inteligente, pero… ¿Qué es una SMART CITY?

 

 

“Ciudad Inteligente (Smart City) es la visión holística de una ciudad que aplica las TIC para la mejora de la calidad de vida y la accesibilidad de sus habitantes y asegura un desarrollo sostenible económico, social y ambiental en mejora permanente. Una ciudad inteligente permite a los ciudadanos interactuar con ella de forma multidisciplinar y se adapta en tiempo real a sus necesidades, de forma eficiente en calidad y costes, ofreciendo datos abiertos, soluciones y servicios orientados a los ciudadanos como personas, para resolver los efectos del crecimiento de las ciudades, en ámbitos públicos y privados, a través de la integración innovadora de infraestructuras con sistemas de gestión inteligente.”

Definición propuesta por el Grupo Técnico de Normalización 178 de AENOR, descrito en la Agenda Digital para el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes.

 

En otras palabras… el futuro pertenece a las ciudades, por eso hablamos de Smart City cuando nos referimos a aquellas que son potencialmente tecnológicas e innovadoras, con la finalidad de ser ciudades sostenibles, habitables y eficientes, mejorando así la calidad de vida de los ciudadanos.

 

Las ciudades inteligentes aplican las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) para la gestión y prestación de los servicios, como podría ser en el sector económico, político, medioambiental, cultural, educativo, etc. Generando una mayor eficacia en la prestación de estos servicios, haciendo nuestra vida más cómoda y fácil.

 

El concepto de Smart City se ha ido popularizando e incrementando su significado hasta convertirse en un término complejo, lo “Smart” ha pasado de ser una filosofía única de las metrópolis, aunque algunas urbes estén más avanzadas que otras en el sector tecnológico, a día de hoy podemos encontrar proyectos inteligentes en casi todo el mundo.

 

Otra definición más actual es esta en la que el Big Data e internet of things tienen un papel activo.

 

“Una ciudad inteligente detecta las necesidades de sus ciudadanos, y reacciona a estas demandas transformando las interacciones de los ciudadanos con los sistemas y elementos de servicio público en conocimiento. Así, la ciudad basa sus acciones y su gestión en dicho conocimiento, idealmente en tiempo real, o incluso anticipándose a lo que pueda acaecer”, explica Juan Murillo, responsable de Análisis Territoriales de BBVA Data & Analytics.

 

 

1.1. DEFINICIÓN DEL MODELO SMART CITY

 

Cada municipio tiene sus características, población, idiosincrasia, valor diferencial, y será pues el potenciar ese valor diferencial o el cubrir los aspectos de la Smart Cities carentes en la estructura actual algunos ejemplos de iniciativas presentadas:

 

  • Sostenibilidad ambiental: aquellos municipios con predominio de zonas verdes o con altas tasas de contaminación.
  • Mejora de vida colectiva desfavorecidos: invertir en teleasistencia para poblaciones envejecidas, por ejemplo, los núcleos más rurales que cuentan con menor infraestructura.
  • Turismo: mejorará la experiencia del turista para fidelizarlo, otorgándoles servicios digitales como apps o puntos digitales de información en su idioma.
  • Trasparencia y participación ciudadana: como hace Madrid, que ha apostado por una plataforma ciudadana para consultar a los habitantes, hacia donde va su ciudad.
  • Movilidad: mejora del transporte público, para controlar atascos o para hacer un recorrido más eficiente y obtener un menor consumo.

 

 

1.2. ÁMBITOS Y ATRIBUTOS DE UNA SMARTCITY

 

El primer informe que indica el alcance o atributos que debe tener la Smart City es el informe de la Dirección General para políticas internas del Parlamento Europeo, de enero de 2014 “Mapping Smart Cities in the EU”.

 

Para considerar una ciudad inteligente debe abordar alguno de estos campos:

Smart Economy, Smart People, Smart Mobility, Smart Environment,

Smart Governance y Smart Living.

 

 

 

 

El modelo planteado está formado por los siguientes ámbitos:

 

  1. SMART ENVIRONMENT, está centrado en la gestión eficiente y sostenible de los recursos de la ciudad, un entorno sostenible debe incluir mecanismos para garantizar el desarrollo armónico de las infraestructuras, orientado a la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos, garantizando a su vez la protección del medio ambiente para el futuro.

 

  1. SMART MOBILITY, tiene como objetivo mejorar la movilidad y el transporte y la accesibilidad en la ciudad, engloba sistemas integrados e interconectados de transportes públicos, eficientes y sostenibles.

 

  1. SMART GOVERNANCE, está encaminado hacia un gobierno abierto y transparente, que se apoya en la tecnología para conseguir calidad y eficiencia en sus servicios y actividad, engloban de manera efectiva los intereses de los ciudadanos, organizaciones sociales, empresas y administraciones. Además, el gobierno inteligente es el encargado de garantizar un entorno justo y equitativo, transparente, y que proteja la información correctamente.

 

  1. SMART ECONOMY, agrupa los elementos relacionados con el desarrollo de empleabilidad y crecimiento económico y financiero, persigue aumentar la productividad de estos procesos mediante la eficiencia y la creación de nuevos modelos de negocio innovadores.

 

  1. SMART PEOPLE, orientado a potenciar el capital social y humano de la ciudad, englobado con los sub- ámbitos de: colaboración ciudadana e inclusión digital. Una sociedad inteligente tiene que caracterizarse por potenciar la educación de los ciudadanos, el respeto a la pluralidad y fomentar la inclusión social de los miembros más desfavorecidos.

 

  1. SMART LIVING, que tiene como objetivo incrementar la calidad de vida de los ciudadanos y el estilo de vida en aspectos físicos, materiales (salud, seguridad…) y sociales (cultura, familia…), para mejorar la innovación, educación, cohesión social y la colaboración humana.

 

Si quieres saber más sobre Smart Cities te dejamos unos posts que nos parecen interesantes:

La red española de ciudades inteligentes se reunió en Málaga

Descubre las 5 ciudades inteligentes más importantes del mundo

Construyendo la Smart City

Compartir:
Llámeme ahora
+
Llámeme